Fichas avanzadas del MacBook Pro M3 Pro y del MacBook Pro M2 Pro de 16"

Las fichas avanzadas que os presentamos a continuación, están realizadas usando solamente los datos recabados en nuestras investigaciones, así como los de las compañías que fabrican los componentes y la de la propia marca del portátil

Creemos firmemente que, de esta forma, te proporcionamos una información cierta y contrastada, de la máxima calidad

Índice de contenidos

NOTA: Los componentes resaltados en verde en la pestaña de análisis, enlazan con artículos en los que explicamos, de forma totalmente comprensible, qué son, cuál es su importancia dentro del portátil y algunos datos curiosos e interesantes sobre ellos.

La pestaña conclusiones recoge un breve resumen de las experiencias de muchos usuarios/as que han adquirido el modelo en análisis en diferentes webs comerciales, incluidas las oficiales de la marca, y han opinado libremente sobre él. No sesgamos en ningún caso la información obtenida, ofreciendo una interpretación fiel del conjunto de dichas opiniones.

MacBook Pro M3 Pro de 16"

Puntuación general: 8,9

Si eres usuario de los portátiles de Mac y lo que te gusta es crear contenidos digitales de alta calidad o editar vídeos y fotografías al más alto nivel, este MacBook Pro M3 Pro es el adecuado para ello. Más potente que todos los modelos anteriores, alcanza una calidad gráfica ideal para realizar esas tareas.

Portátil MacBook Pro con chip M3/ M3 Pro, con pantalla liquid retina XDR de 14,2 o 16,2 pulgadas 3K y CPU de 8 a 12 núcleos
Por cortesía de Apple

Apple ha lanzado sus nuevos MacBooks a finales de 2023, con unas características técnicas que superan a las que poseen los que salieron a principios de año (los M2 Pro), pero que mantienen el mismo nivel en cuanto a materiales de construcción, pantalla y estética que sus predecesores.

El chasis sigue estando construido íntegramente en aluminio de alta calidad, y puedes elegir entre el color plata o el negro espacial, más oscuro. Ambos son muy elegantes, algo que es esperable en los aparatos de la compañía de la manzana. Y como siempre, se ha optimizado el sistema operativo macOS para que la compatibilidad con los nuevos programas sea total y, por tanto, lograr una gran experiencia de uso.

Analizaremos aquí el MacBook Pro M3 Pro con pantalla de 16,2”, con unas especificaciones muy avanzadas (aunque no tanto como las del M3 Max) y bastante ajustado de precio, exactamente el mismo que tenía el anterior M2 Pro.

SoC M3 Pro. En este modelo en concreto tenemos la versión Pro del System on Chip M3 que Apple comenzó a finales de 2023 y que ya analizamos en el modelo MacBook Air M3 que, si quieres, puedes consultar en el enlace. Resumiendo, estos SoC son microchips que integran múltiples estructuras en muy poco espacio, por lo que se comunican con gran fluidez y rapidez, debido precisamente a la poca distancia que han de recorrer los datos para ir de un elemento a otro.

Los principales constituyentes son un microprocesador, una tarjeta gráfica (hasta aquí, lo que contienen también los de Intel y AMD), una unidad de memoria RAM unificada (para uso del sistema y de los gráficos), un Neural Engine o motor de Inteligencia Artificial, un motor multimedia (Media Engine), para procesar vídeos e imágenes, y un Secure Enclave, para salvaguardar la seguridad el equipo.

Aunque la CPU está construida usando la misma tecnología que en el chip M3, incorpora mejoras que favorecen un mejor rendimiento y eficiencia en las tareas. Por un lado, posee 12 núcleos (en vez de 8), siendo 6 de alto rendimiento, es decir, reservados para realizar tareas con altos requerimientos, y otros 6 son de alta eficiencia, destinados a labores rutinarias y que no necesitan de gran potencia de procesamiento, por lo que emplean poca energía para ello.

Al igual que ocurría con sus antecesores de chips M1 Pro y M2 Pro, y también con los equipos que portan los chips serie Max, éste está orientado a actividades más exigentes para competir con otras marcas en el campo del diseño gráfico y la edición de material audiovisual. Este procesador cumple con creces para esta función, ya que las pruebas realizadas lo ponen al nivel de las mejores CPUs de Intel y de AMD, por lo que le otorgamos una puntuación de 9,32 sobre 10. Puedes consultar en el enlace nuestra clasificación completa de los procesadores más utilizados en portátiles.

La GPU también ha mejorado algo con respecto a la insertada en el M2 Pro anterior. Aunque posee un núcleo gráfico menos (18 frente a los 19 núcleos que tenía aquél), desarrolla un mayor rendimiento, gracias al incremento en la frecuencia máxima que pueden alcanzar los núcleos y a la ayuda recibida por parte del motor multimedia. La productividad de la anterior ya era bastante elevada, estando muy por encima de algunas de las GPUs dedicadas de Nvidia, como la clásica RTX 3050Ti.

Los resultados arrojados en varios benchmarks (ya sabes, pruebas profesionales de rendimiento) son bastante buenos, quedándose cerca del nivel de la nueva Nvidia RTX 4050 (la de 110 W). Esto lo capacita especialmente para la edición de vídeo 3D, incluso con resolución 4K, y también para la creación de contenidos a un alto nivel. Nuestra valoración es de 7,43 dentro del grupo de las tarjetas dedicadas porque, aunque en este caso hablemos de una GPU integrada, su eficacia nos lleva a compararla con aquellas. Tienes todo el ranking en este enlace.

Por último es interesante nombrar la nueva tecnología de caché dinámica incorporada en este chip M3 Pro. En los SoC M de Apple, la memoria caché está disponible tanto para los núcleos de la CPU como para los de la GPU, por lo que es importante optimizar el uso que se hace de ella en cada momento, sobre todo para las aplicaciones altamente exigentes. Esta Dynamic Caching asigna la cantidad precisa de caché para cada tarea, ya sea gráfica o de otro tipo, mejorando así el rendimiento general del chip.

El Neural Engine sigue poseyendo 16 núcleos, pero es tecnológicamente superior al del chip M2 Pro de 2022, por lo que tiene mejores características: es capaz de ejecutar casi 18 billones de operaciones por segundo (16 billones/s conseguía el M2 Pro), con el evidente aumento en la velocidad de las tareas que requieran de aprendizaje automático. Es curioso, pero se trata del mismo componente que encontramos en el SoC M3, idéntico.

Y por último, un breve apunte sobre el Media Engine (motor multimedia), diseñado específicamente para acelerar todos los procesos complejos relacionados con el procesamiento de vídeos e imágenes, como codificación y decodificación de vídeos con los códecs más modernos (incluso ProRes o ProRes RAW).

Memoria y almacenamiento. Como ya viene siendo habitual desde la aparición del chip M1 original, la memoria RAM está unificada, lo que significa que está a disposición del sistema y de la GPU. En este modelo se incluyen 18 GB, de los cuales hasta la mitad pueden ser usados para tareas gráficas complejas. Esto proporciona una gran ayuda a la GPU, por eso puede comportarse como una gráfica dedicada, si es necesario. Además, aunque está soldada a la placa base y no puede ampliarse manualmente, es de última generación (LPDDR5), consiguiendo muy buenas velocidades. También es posible configurar el equipo con hasta 36 GB.

En cuanto al almacenamiento masivo de datos, tienes a tu disposición varias configuraciones, todas ellas con unidades SSD de última generación (PCIe 4.0) pero soldadas a la placa base (no ampliables). Hemos comprobado con satisfacción que los equipos con 512 GB vuelven a obtener unas buenas velocidades de transferencia de información, algo que no ocurría con el M2 Pro de igual capacidad, ya que sólo usaba un módulo de almacenamiento. En cambio ahora, los 512 GB están divididos en 4 módulos de 128 GB, lo que incrementa su rendimiento. Hablamos de unos 6.000/4.500 MB/s en lectura/escritura.

La cantidad de GB a elegir va a depender de la información que quieras acumular físicamente o de si sueles guardarla en la nube. Lo mínimo que Apple te ofrece son 512 GB, aunque puedes llegar hasta 4 TB.

Pantalla. Apple sigue incorporando sus nuevas pantallas Liquid Retina XDR en los modelos Pro y Max de esta 3ª generación. Aunque no hay grandes diferencias con la que llevaba la generación anterior, tenemos que decir que es una excelente pantalla, por lo que pocas mejoras cabían (quizás una resolución Ultra HD…). Recordemos sus principales virtudes:

Tenemos un buen tamaño, 16,2 pulgadas, con una resolución 3,5K amplia, pues permite una proporción de 16:10 en vez de la clásica 16:9. Su acabado es brillante, es decir, sin tratamiento antirreflejos, lo que puede gustarte más o menos, pero está claro que beneficia a la hora de percibir los colores.

Además de la nitidez visual que proporciona la tecnología Retina, estos nuevos monitores poseen un panel IPS retroiluminado con más de 10.200 miniLEDs para conseguir una mayor precisión en las imágenes. Esto es así porque los miniLED son cinco veces más pequeños que los LED, por lo que caben más por pulgada. ¿El principal beneficio? Las zonas que se iluminan en cada momento son más pequeñas, lo que permite una mayor definición, un contraste que tiende a infinito y unos negros más profundos en las partes de la pantalla que lo requieren (de hasta 0,001 nits).

El panel IPS mejorado de estos nuevos Macbooks utiliza la tecnología ProMotion para el ajuste automático de la frecuencia de refresco según las circunstancias, llegando a proporcionar hasta 120 Hz. En cuanto al brillo, la empresa asegura 1.000 nits de media, llegando a máximos de 1.600 en hasta un 40% de la pantalla, siempre que el resto sea oscuro. Esto es una barbaridad, teniendo en cuenta que los monitores profesionales te ofrecen alrededor de 500 nits. La pega está en que estas tasas de brillo sólo se obtienen reproduciendo contenidos en HDR, aunque para imágenes en SDR está cerca de los 600.

Hemos comentado en otros artículos las bondades de los paneles IPS, destacando el realismo en la representación de los colores y los excelentes ángulos de visión. En éste también hay que incluir una gama cromática del 100% DCI-P3 y una muy buena calibración de fábrica. Como punto negativo a mejorar, de nuevo los grandes tiempos de respuesta, que en este caso superan los 30 ms.

Conectividad. En este aspecto no ha habido cambios con respecto a la generación anterior. Tenemos un HDMI al que podemos vincular un monitor externo de hasta 8K de resolución y tres USB-C con compatibilidad Thunderbolt 4, lo que significa velocidades de transferencia real de unos 4 GB/s, estando capacitados también para conectar otro monitor externo de mayor tamaño y resolución mediante la tecnología DisplayPort, así como para cargar el dispositivo. En total podremos unir a nuestro MacBook dos monitores externos, bien usando dos salidas Thunderbolt o una de éstas y el HDMI.

También se mantiene el puerto MagSafe de carga, algo que ahora también incorporan los de chip M3 “no Pro o Max”, y una toma combinada para auriculares y/o micrófono de 3,5 mm.

Tampoco hay novedades en las conexiones inalámbricas, pues incorpora el estándar Bluetooth 5.3, el más moderno hasta la fecha, y Wi-Fi 6E, que trabaja en la nueva banda de frecuencia de 6 GHz, más libre de interferencias, más rápida y más segura incluso que la de 5 GHz. Podrás ver de forma remota vídeos de hasta 8K con total fluidez.

Autonomía. A pesar de proporcionar un mejor rendimiento, el SoC M3 Pro es más eficiente que el M2 Pro, lo que se refleja en una duración de la batería aún mayor que en éste último. En nuestras mediciones, proporciona una duración real de casi 18 horas y media, usando diferentes aplicaciones, Wi-Fi y un brillo ajustado del 30%. Con el brillo al máximo, el tiempo se reduce hasta unas 7 horas y media, lo que todavía es una autonomía muy buena. Con el adaptador de corriente de 140 W que Apple incluye, puedes recargar el 50% de la batería en menos de media hora. 

Refrigeración. Como sabes, es imprescindible enfriar bien el interior de cualquier portátil para que sus componentes sigan funcionando a pleno rendimiento. Como la potencia que implementa Apple en sus nuevos SoC es realmente baja (27 W de máximo para la CPU y 28 W para la GPU), el sistema de dos ventiladores es más que suficiente para mantener las temperaturas por debajo de los 40ºC en las zonas más calientes (en la zona del teclado bajo la pantalla). En la parte delantera del teclado, se alcanzan unos cómodos 28-29ºC. Además, los ventiladores son bastante silenciosos.

En resumen, se calienta y suena más que los modelos con chip M básico, que tienen refrigeración pasiva, pero menos que un equipo con procesador Intel o AMD del mismo tamaño. 

Audio. El sistema de audio sigue siendo muy bueno, pues los 6 altavoces, 4 de ellos woofers para mejorar los graves, producen un sonido muy claro y a un volumen elevado, al igual que el M2 Pro, que ya de por sí nos había sorprendido en comparación con el M1 Pro. Las mismas salidas frontales situadas en ambos laterales, emiten un audio con matices de todo tipo, agudos, medios y bajos. Muy superior a casi todos los portátiles que hemos probado, incluso los de gama alta.

Sistema operativo. El S.O. nativo macOS también ha sido actualizado, para conseguir el mejor rendimiento del sistema y mantener la total compatibilidad que caracteriza a los MacBooks. En esta ocasión lo han denominado macOS Sonoma, y ya estaba en los nuevos MacBook con SoC M3.

Otras características de interés.

Apple mantiene prácticamente la misma carcasa que en los modelos con chip M1 y M2, a la vez resistente y elegante, con unos marcos ultrafinos, incluso el superior, razón por la cual se mantiene el notch para poder contener la webcam.

Sigue tratándose de una cámara Full HD muy capaz, superior en calidad a la de muchos modelos actuales de portátiles. Se trata básicamente de la misma que montaban el MacBook Pro M1 Pro y el Pro M2 Pro, con gran nitidez y colores, gracias al procesamiento de imágenes que realiza el chip M3 Pro. Continúa contando con un sensor de luz ambiental muy bueno y sigue sin incorporar un software de reconocimiento facial. Capta las voces por un conjunto de 3 micrófonos integrados con reducción de sonido ambiental mediante I.A.

También han mejorado el lector de tarjetas SD multiformatos, que alcanza una velocidad de lectura cercana a los 220 MB/s reales, mientras que la copia de archivos la lleva a cabo a más de 150 MB/s.

El teclado posee el clásico mecanismo de tijera mejorado que ya tenían sus antecesores, muy preciso y agradable de usar. Las teclas y la base en la que están insertas son de plástico de calidad y de color negro, donde los símbolos destacan en blanco. La compañía sigue usando la tecla Enter vertical y de buen tamaño. La retroiluminación es inteligente, ya que se adapta según la luminosidad ambiental, gracias a un sensor incorporado, que también la activa y desactiva automáticamente. No se recupera la Touch Bar, sustituida por las teclas de función, más comunes.

El lector de huellas dactilares se halla incluido en el botón de encendido, situado dentro del propio teclado, en la esquina superior derecha, justo encima de la tecla <– (Borrar/Delete). Esta posición no nos parece la ideal para situarlo, como hemos comentado en otros análisis.

Bajo el teclado encontramos el típico trackpad de gran tamaño, con una longitud equivalente a la barra espaciadora más las 3 teclas adyacentes, y un ancho que abarca desde el final del teclado hasta la base del reposamuñecas. Recordemos que incorpora sensores de presión, gestos Multi-Touch y tecnología de reconocimiento de la palma de la mano, para evitar su activación accidental.

Y no queremos acabar sin hacer mención a su peso que, con poco más de 2 kg, es uno de los más livianos de 16” que se pueden encontrar en el mercado, lo que unido a sus ajustadas dimensiones, lo hacen fácilmente transportable.

  • SoC M3 Pro (System on a Chip M3 Pro). Arquitectura ARM. Tecnología de 3 nm. Salió al mercado en octubre de 2023. CPU de 12 núcleos (en la versión de 14,2” son 11), 6 de alto rendimiento con 16 MB de memoria caché L2 compartida, y 6 de alta eficiencia con 4 MB de memoria caché L2 compartida. Frecuencia máxima de núcleos de alto rendimiento 4,1 GHz, frecuencia máxima de núcleos eficientes 2,75 GHz. cTDP entre 10 y 27 W. Neural Engine de 16 núcleos, capaz de llevar a cabo 18 billones de operaciones por segundo. GPU de 18 núcleos con 2.304 unidades de sombreado y una frecuencia dinámica máxima de gráficos de 1.420 MHz (14 núcleos con 1.792 unidades de sombreado en la versión de 14,2”). Incorpora trazado de rayos acelerado por hardware y tecnología de caché dinámica. TDP de 20 W (hasta 28 W como máximo). Media Engine, un motor multimedia fabricado exclusivamente para procesar vídeos e imágenes, capaz de trabajar con los codecs H.264, H.265, ProRes (con múltiples líneas de tiempo tanto en vídeos 4K como 8K) y ProRes RAW. Secure Enclave, fundamental para salvaguardar la seguridad del equipo.
  • Memoria y almacenamiento. 18 ó 36 GB de memoria RAM unificada LPDDR5 de doble canal incorporada en el SoC, a 6.400 MHz, con bus de datos de 192 bits. Unidades SSD de 512 GB (4×128 GB) con conector M.2, interfaz PCIe® 4.0 y protocolo de comunicación NVMe™. Existen versiones con 1 TB, 2 TB y 4 TB.
  • Pantalla. Liquid Retina XDR (Rango Dinámico Extremo) acabado brillo, de 3,5K de resolución (3.456 x 2.234 píxeles) y proporción aurea 16:10. Panel IPS con retroiluminación miniLED, tasa de refresco adaptativa de hasta 120 Hz. Brillo sostenido de hasta 1.000 nits en contenido HDR, con picos de 1.600 nits y sobre 600 nits en contenido SDR. Negros puros de casi 0 nits lo que implica un contraste que tiende a infinito:1. Cobertura de color 100% de gama cromática DCI-P3. Calibrado de fábrica con desviación media de DeltaE-2.000 de 1,2 para los colores y de 1,9 para los grises. Tecnología True Tone.
  • Conexiones físicas. Un HDMI 2.1 (velocidad de transmisión de datos de 48 Gb/s, permite transferencia de vídeo 4K con tasa de refresco de 120 Hz y 8K con tasa de 60 Hz, y hasta 64 canales de audio a 24 bit mediante tecnología eARC. Soporta HDR10 dinámico). Tres USB-C 4.0 con Thunderbolt 4 (velocidad de transferencia teórica: 40 Gb/s, es decir, 4,8 GB/s). La velocidad de transferencia real es de hasta 32 Gb/s (4 GB/s). Están capacitados para carga y DisplayPort 1.4 (permite transferencia de vídeo de hasta 6K con tasa de 60 Hz, aunque también, 4K a 120 Hz y 4K a 60 Hz con HDR10, todas con profundidad de color de 30 bits). Un conector de audio de 3,5 mm para auriculares y micrófono. Un puerto MagSafe 3 para carga rápida.
  • Conexiones inalámbricas. Bluetooth 5.3. Wi-Fi 6E AirPort (0x4388).
  • Batería de polímero de Litio con una capacidad de 99,6 Wh.
  • Audio. Sistema de 6 altavoces frontales integrados con sonido estéreo amplio, 4 de ellos son woofers) altavoces de graves. Compatible con Dolby Atmos.
  • Peso y dimensiones. 2,14 kg. Medidas: 35,57cm x 24,81cm x 1,69cm.
  • Sistema operativo. MacOS 14 Sonoma.
  • Otros. Cámara FullHD integrada a 30 fps tipo Face Time. Tres micrófonos con tecnología beamforming direccional. Teclado con mecanismo de tijera mejorado y retroiluminado con sensor de luz ambiental. Sensor de huellas dactilares Touch ID integrado en el botón de encendido. Amplio trackpad Force Touch multigestual. Lector de tarjetas SDXC. Incluye un cable de 2 m. MagSafe 3 y un adaptador de corriente USB-C de 140 W para cargarlo.

No existen actualmente un gran número de usuarios que hayan adquirido y comentado sobre este modelo, aunque son suficientes para hacernos una idea aproximada de la opinión general.

Lo primero que destacan un buen número de usuarios es la calidad de la carcasa, tanto en los materiales como en la construcción, algo que ya es habitual porque se trata de la misma de los modelos anteriores.

Otro aspecto muy alabado es la enorme calidad de su pantalla retroiluminada con tecnología miniLED y con un brillo y contraste estupendos (es la misma que lleva el M2 Pro).

Algunos/as de ellos también comentan que su uso para artistas digitales es más que adecuado, no sólo por las características del monitor, sino también por la mejorada capacidad gráfica de su GPU integrada en el chip M3 Pro, con hasta 18 GB de memoria RAM disponible para ella, y la mayor potencia que desarrolla la CPU.

Tanto la eficaz y silenciosa refrigeración como el sistema de sonido incorporado con 6 altavoces, son también detalles bien recibidos por muchos compradores y compradoras (mismas características que en el M2 Pro).

Y por supuesto, prácticamente todos/as coinciden en que la autonomía sigue siendo uno de los puntos más fuertes de estos equipos, a pesar del incremento de potencia del nuevo SoC.

En cuanto a lo que no ha gustado tanto, podemos resumirlo en tres puntos:

  • La carcasa de color negro es algo más inmune a las huellas que la gris del M2 Pro, pero aún se notan.
  • El notch es molesto para algunos, mientras otros siguen echando de menos la Touch Bar.
  • El precio es bastante elevado para el modelo básico con 512 GB de almacenamiento, y sube más de 200 € si lo quieres adquirir con 1 TB de capacidad.
    .

Esta conclusión se basa en comentarios realizados por clientes entre noviembre de 2023 y marzo de 2024.

Mejores cualidades

A tener en cuenta

Portátiles similares

MacBook Pro M3 Pro 14”

Portátil MacBook Pro con chip M3/ M3 Pro, con pantalla liquid retina XDR de 14,2 o 16,2 pulgadas 3K y CPU de 8 a 12 núcleos
Por cortesía de Apple
  • SoC: M3 Pro (el mismo, igual CPU y GPU)
  • RAM: 16 GB (igual)
  • SSD: 1 TB (el doble)
  • Pantalla: Muy parecida, aunque de menor tamaño (14,2″) y 3K de resolución
  • Menor autonomía, pero sigue siendo muy buena (unas 15 horas con brillo al 30%)
  • Idéntica conectividad
  • Peso de 1,6 kg (menor)
  • Resto de características técnicas iguales
  • Precio similar

MacBook Pro M2 Pro de 16"

Mejores MacBook con pocas pulgadas y chip M2 Pro, MacBook Pro M2 Pro de 14,2 pulgadas
Por cortesía de Apple
  • SoC M2 Pro  (CPU de 12 núcleos, los mismos, y GPU de 19 núcleos, uno más)
  • RAM: 16 GB (igual)
  • SSD: 512 GB (igual)
  • Pantalla: Prácticamente idéntica, aunque con un poco menos de brillo
  • Batería con un poco menos de duración (casi 17 horas en iguales condiciones)
  • Los mismos puertos
  • Pesa lo mismo (2,16 kg)
  • Más económico

MacBook Pro M2 Pro de 16"

Puntuación general: 8,8

Este MacBook incorpora el nuevo chip M2 Pro (2023) y una revolucionaria pantalla de 3,5K y panel miniLED. Muy potente y versátil, más de lo habitual, con una calidad gráfica tal, que es ideal para crear o editar contenido a un gran nivel.

Mejores MacBook con pocas pulgadas y chip M2 Pro, MacBook Pro M2 Pro de 14,2 pulgadas
Por cortesía de Apple

Apple ha lanzado sus nuevos MacBooks a principios de 2023, con unas características técnicas que superan a las que poseen los que salieron el año pasado, pero que mantienen el mismo nivel en cuanto a materiales de construcción, pantalla y estética que sus predecesores.

El chasis, totalmente metálico, sigue estando construido íntegramente en aluminio de alta calidad, que puedes elegir en color plata o gris espacial, algo más oscuro. Ambos son muy elegantes, que es algo que suele importar bastante a los usuarios que consumen aparatos de la compañía de la manzana. Y como siempre, se ha optimizado el sistema operativo macOS para que la compatibilidad con los nuevos programas sea total y, por tanto, lograr una estupenda experiencia de uso.

Analizaremos aquí el MacBook Pro M2 Pro con pantalla de 16,2”, con unas especificaciones muy avanzadas, aunque no tanto como las del M2 Max, pero sí bastante ajustado de precio, sólo algo más caro que el anterior M1 Pro.

SoC M2 Pro. En este modelo en concreto tenemos la versión Pro del System on Chip M2 que Apple comenzó a fabricar a mediados de 2022 y que ya analizamos en el modelo MacBook Air M2 que si quieres, puedes consultar en el enlace. Resumiendo, estos SoC son microchips que integran múltiples estructuras en muy poco espacio, por lo que se comunican con gran fluidez y rapidez, debido precisamente a la poca distancia que han de recorrer los datos para ir de un elemento a otro.

Los principales constituyentes son un microprocesador, una tarjeta gráfica, una unidad de memoria RAM unificada (para uso del sistema y de los gráficos), un Neural Engine o motor de Inteligencia Artificial, un motor multimedia (Media Engine), para procesar vídeos e imágenes, y un Secure Enclave, para salvaguardar la seguridad el equipo.

Aunque la CPU está construida usando la misma tecnología que en el chip M2, incorpora mejoras que favorecen un mejor rendimiento y eficiencia en las tareas. Por un lado, posee 12 núcleos (en vez de 8), siendo 8 de alto rendimiento, es decir, reservados para realizar tareas con altos requerimientos, y sólo 4 son de alta eficiencia, destinados a labores rutinarias y que no necesitan de gran potencia de procesamiento, por lo que emplean poca energía para ello.

Al igual que ocurrió en su momento con los MacBooks Pro M1 Pro y M1 Max, éstos están orientados a actividades más exigentes para competir con otras marcas en el campo del diseño gráfico y la edición de material audiovisual. Este procesador cumple con creces para esta función, ya que las pruebas realizadas lo ponen al nivel de las mejores CPUs de Intel y de AMD, por lo que le otorgamos una puntuación de 9,20 sobre 10. Puedes consultar en el enlace nuestra clasificación completa de los procesadores más utilizados en portátiles.

La GPU también ha sufrido mejoras con respecto a la insertada en el M1 Pro anterior, poseyendo ahora 19 núcleos gráficos, 3 más que su antecesor, por lo posee un mayor rendimiento. La productividad de la anterior ya era bastante elevada, estando al nivel de algunas de las GPUs dedicadas de Nvidia como la RTX 3050Ti de 80 W. El incremento de núcleos y la ayuda recibida por parte del motor multimedia, hacen que este MacBook esté muy dotado para la edición de vídeo 3D y también para plasmar tus creaciones artísticas en una pantalla excelente, de la que hablaremos más adelante.

Los resultados arrojados en varios benchmarks (ya sabes, pruebas profesionales de rendimiento) son bastante buenos, quedándose cerca del nivel de la clásica RTX 3060 de Nvidia. Nuestra valoración es de 7,15 dentro del grupo de las tarjetas dedicadas porque, aunque en este caso hablemos de una GPU integrada, su eficacia nos lleva a compararla con aquellas. Tienes la clasificación completa en este enlace.

El Neural Engine posee 16 núcleos, pero es tecnológicamente superior al SoC M1 Pro de 2021, por lo que tiene mejores características: es capaz de ejecutar casi 16 billones de operaciones por segundo (11 billones/s conseguía el M1 Pro), con el evidente aumento en la velocidad de las tareas que requieran de aprendizaje automático. Es curioso, pero se trata del mismo componente que encontramos en el SoC M2, idéntico.

Y por último, un breve apunte sobre el Media Engine (motor multimedia), diseñado específicamente para acelerar todos los procesos complejos relacionados con el procesamiento de vídeos e imágenes, como codificación y decodificación de vídeos con los códecs más modernos (incluso ProRes o ProRes RAW).

Memoria y almacenamiento. Como ya ocurría en el chip M1 original, la memoria RAM está unificada, lo que significa que está a disposición del sistema y de la GPU. En este modelo se incluyen 16 GB, de los cuales hasta 8 GB pueden ser usados para tareas gráficas complejas. Esto proporciona una gran ayuda a la GPU, por eso puede comportarse como una gráfica dedicada, si es necesario. Además, aunque está soldada a la placa base y no puede ampliarse manualmente, es de última generación (LPDDR5), consiguiendo velocidades mucho mayores que las del M1. Además, es posible configurar el equipo con hasta 32 GB.

En cuanto al almacenamiento masivo de datos, tienes a tu disposición varias configuraciones, todas ellas con unidades SSD, que usan un carril de comunicación con la CPU de última generación (PCIe 4.0). A pesar de ello, hemos comprobado que los equipos con 512 GB son significativamente más lentos que los que ofrecen más capacidad, ya que sólo se ha usado un módulo en vez de dos de 256 GB, lo que hace que las velocidades de lectura/escritura medidas sean más bajas de lo que correspondería. Hablamos de unos 3.000 MB/s en ambos procesos.

La cantidad de GB a elegir va a depender de la información que quieras acumular físicamente o de si sueles guardarla en la nube. Lo mínimo que Apple te ofrece son 512 GB, aunque puedes llegar hasta 8 TB.

Pantalla. Apple dio un salto cualitativo con sus nuevas pantallas Liquid Retina. Concretamente este modelo lleva una Liquid Retina XDR de 16,2”, con una resolución 3,5K (3456 x 2234 píxeles) y acabado brillante, es decir, sin tratamiento antirreflejos, lo que puede gustarte más o menos, pero está claro que beneficia a la hora de percibir los colores.

Además de la nitidez visual que proporciona la tecnología Retina, estos nuevos monitores poseen un panel IPS retroiluminado con más de 10.200 miniLEDs para conseguir una mayor precisión en las imágenes. Esto es así porque los miniLED son cinco veces más pequeños que los LED, por lo que caben más por pulgada. ¿El principal beneficio? Las zonas que se iluminan en cada momento son más pequeñas, lo que permite una mayor definición, un contraste que tiende a infinito y unos negros más profundos en las partes de la pantalla que lo requieren (de hasta 0,001 nits).

El panel IPS mejorado de estos nuevos Macbooks utiliza la tecnología ProMotion para el ajuste automático de la frecuencia de refresco según las circunstancias, llegando a proporcionar hasta 120 Hz. En cuanto al brillo, la empresa asegura 1.000 nits de media, llegando a máximos de 1.600 nits en hasta un 40% de la pantalla, siempre que el resto sea oscuro. Esto es una barbaridad, teniendo en cuenta que los monitores profesionales te ofrecen alrededor de 500 nits. La pega está en que estas tasas de brillo sólo se obtienen reproduciendo contenidos en HDR, aunque para imágenes en SDR sí que está cerca de esos 500 nits.

Hemos comentado en otros artículos las bondades de los paneles IPS, destacando el realismo en la representación de los colores y los excelentes ángulos de visión. En éste también hay que incluir una cobertura cromática del 100% DCI-P3 y una muy buena calibración de fábrica. Como punto negativo a mejorar, de nuevo los grandes tiempos de respuesta, que en este caso superan los 45 ms.

Conectividad. En este aspecto no ha habido grandes cambios con respecto a la generación anterior, aunque se ha mejorado la conexión HDMI, que ahora soporta la transferencia de vídeo de hasta 8K y 64 canales de audio. El número y tipo de puertos USB es el mismo (3 USB-C), con compatibilidad Thunderbolt 4, lo que significa velocidades de transferencia real de unos 4 GB/s. También tienen capacidad para conectar otro monitor externo de mayor tamaño y resolución, mediante la tecnología DisplayPort, y para cargar el dispositivo.

También se mantiene el puerto MagSafe de carga, algo que no tenían los modelos “no Pro” con chip M1 o M2. Con el adaptador de corriente de 140 W que Apple incluye, puedes recargar el 50% de la batería en menos de media hora. También sigue incorporando una toma combinada para auriculares y/o micrófono de 3,5 mm.

Las novedades llegan en las conexiones inalámbricas, pues incorpora el estándar Bluetooth 5.3, el más moderno hasta la fecha, y Wi-Fi 6E, que trabaja en la nueva banda de frecuencia de 6 GHz, más libre de interferencias, más rápida y más segura incluso que la de 5 GHz. Podrás ver de forma remota vídeos de hasta 8K con total fluidez.

Autonomía. A pesar de que la potencia del nuevo SoC M2 Pro es superior a la del M1 Pro, la eficiencia del equipo consigue que la duración de la batería se mantenga en niveles óptimos, incluso por encima de la de su predecesor. En nuestras mediciones, proporciona una duración real de casi 17 horas, usando diferentes aplicaciones, Wi-Fi y un brillo ajustado del 30%. Con el brillo al máximo, el tiempo se reduce hasta unas 7 horas, lo que todavía es una autonomía muy buena.

Refrigeración. La ventilación cobra una gran importancia en un equipo con una eficiencia tan alta, puesto que es imprescindible enfriar el interior del equipo para que el chip siga funcionando a pleno rendimiento. En este caso la empresa ha incorporado dos ventiladores que extraen el aire caliente por varias rejillas de ventilación, dos situadas en la parte inferior de los laterales y otras en la parte trasera, bajo la pantalla.

Todo esto es suficiente para mantener el MacBook a unas temperaturas adecuadas: hemos medido unos 44ºC de máxima en las zonas más calientes, o sea, bajo el monitor y en el centro del teclado. En la parte delantera del teclado, se alcanzan unos cómodos 29-30ºC. Además, los ventiladores no son demasiado ruidosos. En resumen, se calienta y suena más que los modelos con chip M1 y M2, que tienen refrigeración pasiva, pero menos que un equipo con procesador Intel o AMD del mismo tamaño.

Audio. Aunque parezca imposible, ha habido algo de mejora en este apartado también, pues los 6 altavoces, 4 de ellos woofers para mejorar los graves, producen un sonido aún más claro y a un volumen más elevado que el M1 Pro, que ya de por sí nos había sorprendido en comparación con el M1. Las mismas salidas frontales situadas en ambos laterales, emiten un audio con matices de todo tipo, agudos, medios y bajos. Muy superior a casi todos los portátiles que hemos probado, incluso los de gama alta.

Sistema operativo. El S.O. nativo macOS también ha sido actualizado, para conseguir el mejor rendimiento del sistema y mantener la total compatibilidad que caracteriza a los MacBooks. En esta ocasión lo han denominado macOS Ventura y ya estaba en los nuevos MacBook con SoC M2.

Otras características de interés.

Apple mantiene prácticamente la misma carcasa que en el modelo de 2021, a la vez resistente y elegante, con unos marcos ultrafinos, incluso el superior, razón por la cual se mantiene el notch para poder contener la webcam.

Sigue tratándose de una cámara FullHD muy capaz, superior en calidad a la de muchos modelos actuales de portátiles. Aunque es básicamente la misma que montaba el MacBook Pro M1 Pro, esta consigue más nitidez y mejores colores, gracias al mejorado procesamiento de imágenes que realiza el chip M2 Pro. Continúa contando con un sensor de luz ambiental muy bueno y sigue sin incorporar un sofware de reconocimiento facial. Capta las voces por un conjunto de 3 micrófonos integrados con reducción de sonido ambiental mediante I.A.

También han mejorado el lector de tarjetas SD multiformatos, que ahora alcanza una velocidad de lectura cercana a los 220 MB/s reales, mientras que la copia de archivos la lleva a cabo a casi 100 MB/s.

El teclado posee el clásico mecanismo de tijera mejorado que ya tenía su antecesor, muy preciso y agradable de usar. Las teclas y la base en la que están insertas son de plástico de calidad y de color negro, donde los símbolos destacan en blanco. La compañía sigue usando la tecla Enter vertical y de buen tamaño. La retroiluminación es inteligente, ya que se adapta según la luminosidad ambiental, gracias a un sensor incorporado, que también la activa y desactiva automáticamente. No se recupera la Touch Bar, sustituida por las teclas de función, más comunes.

El lector de huellas dactilares se halla incluido en el botón de encendido, situado dentro del propio teclado, en la esquina superior derecha, justo encima de la tecla <— (Borrar/Delete). Esta posición no nos parece la ideal para situarlo, como hemos comentado en otros análisis.

Bajo el teclado encontramos el típico trackpad de gran tamaño, con una longitud equivalente a la barra espaciadora más las 3 teclas adyacentes, y un ancho que abarca desde el final del teclado hasta la base del reposamuñecas. Recordemos que incorpora sensores de presión, gestos Multi-Touch y tecnología de reconocimiento de la palma de la mano, para evitar su activación accidental.

Y no queremos acabar sin hacer mención a su peso que, con poco más de 2 kg, es uno de los más livianos de 16” que se pueden encontrar en el mercado, lo que unido a sus ajustadas dimensiones, lo hacen fácilmente transportable.

Si prefieres buscar modelos de otras marcas porque se ajustan mejor a tus necesidades, prueba nuestro recomendador personalizado.

  • SoC M2 Pro (System on a Chip M2 Pro). Arquitectura ARM. Tecnología de 5 nm (2ª generación). Salió al mercado en enero de 2023. CPU de 12 núcleos, 8 de alto rendimiento con 32 MB de memoria caché L2 compartida, y 4 de alta eficiencia con 4 MB de memoria caché L2 compartida. Frecuencia máxima de núcleos eficientes 2,4 GHz, frecuencia máxima de núcleos de alto rendimiento 3,5 GHz. cTDP entre 10 y 35 W. Neural Engine de 16 núcleos, capaz de llevar a cabo 15,8 billones de operaciones por segundo. GPU de 19 núcleos con 2.432 unidades de sombreado y una frecuencia dinámica máxima de gráficos de 1.398 MHz, y 76 ROP. TDP de 20 W (hasta 25 W como máximo). Media Engine, un motor multimedia fabricado exclusivamente para procesar vídeos e imágenes, capaz de trabajar con los codecs H.264, H.265, ProRes (con múltiples líneas de tiempo tanto en vídeos 4K como 8K) y ProRes RAW. Secure Enclave, fundamental para salvaguardar la seguridad del equipo.
  • Memoria y almacenamiento. 16 GB de memoria RAM unificada LPDDR5 incorporada en el SoC, a 6.400 MHz, con bus de datos de 256 bits. Unidad SSD de 512 GB con conector M.2, interfaz PCIe® 4.0 y protocolo de comunicación NVMe™. Existen versiones con 1 TB, 2 TB, 4 TB y 8 TB.
  • Pantalla. Liquid Retina XDR (Rango Dinámico Extremo) acabado brillo, de 3,5K de resolución (3456 x 2234 píxeles) y 16,2″. Panel IPS con retroiluminación miniLED, tasa de refresco adaptativa de hasta 120 Hz, brillo sostenido de hasta 1.000 nits en contenido HDR, con picos de 1.600 nits, contraste 500.000:1 y una gama cromática 100% DCI-P3. Calibrado de fábrica con desviación media de DeltaE-2.000 de 1,5 para los colores y de 2,1 para los grises. Tecnología True Tone.
  • Conexiones físicas. Un HDMI 2.1 (velocidad de transmisión de datos de 48 Gb/s, permite transferencia de vídeo 4K con tasa de refresco de 144 Hz y 8K con tasa de 30 Hz o 60 Hz con compresión DSC a costa de empeorar la calidad de imagen. Hasta 64 canales de audio a 24 bit mediante tecnología eARC. Soporta HDR10 dinámico). Tres USB-C 4.0 (velocidad de transferencia teórica: 40 Gb/s, es decir, 4,8 GB/s). La velocidad de transferencia real es de hasta 32 Gb/s (4 GB/s). Son compatibles con la tecnología Thunderbolt 4 y capacitados para carga y DisplayPort 1.4 (permite hasta 8K con tasa de 60 Hz, aunque también, 4K a 120 Hz y 4K a 60 Hz con HDR10, todas con profundidad de color de 30 bits). Un conector de audio de 3,5 mm para auriculares y micrófono. Un puerto MagSafe 3 para carga rápida.
  • Conexiones inalámbricas. Bluetooth 5.3. Wi-Fi 6E AirPort (0x4388).
  • Batería de polímero de Litio con una capacidad de 99,6 Wh.
  • Audio. Sistema de 6 altavoces frontales integrados con sonido estéreo amplio, 4 de ellos son woofers) altavoces de graves. Compatible con Dolby Atmos.
  • Peso y dimensiones. 2,16 kg. Medidas: 35,57cm x 24,81cm x 1,68cm.
  • Sistema operativo. MacOs Ventura.
  • Otros. Cámara FullHD integrada a 30 fps tipo Face Time. Tres micrófonos con tecnología beamforming direccional. Teclado con mecanismo de tijera mejorado y retroiluminado con sensor de luz ambiental. Sensor de huellas dactilares Touch ID integrado en el botón de encendido. Amplio trackpad Force Touch multigestual. Lector de tarjetas SDXC. Incluye un cable de 2 m., MagSafe 3 y un adaptador de corriente USB-C de 140 W para cargarlo.

No existen actualmente un gran número de usuarios que hayan adquirido y comentado sobre este modelo, por lo que te seguimos ofreciendo las opiniones del modelo M1 Pro, con características muy similares, aunque algo inferior en cuanto a las capacidades del chip.

Entre las opiniones al respecto del MacBook Pro M1 Pro, queremos destacar que hay un buen número de ellas que alaban la tremenda calidad de su nueva pantalla retroiluminada con tecnología miniLED y con un brillo y contraste bastante mejorado con respecto a modelos anteriores (la misma que lleva el M2 Pro).

Algunos/as de ellos también comentan que su uso para artistas digitales es más que adecuado, no sólo por las características del monitor, sino también por la mejorada capacidad gráfica de su GPU integrada en el chip M1 Pro, con hasta 8 GB de memoria RAM disponible para ella, y la mayor potencia que desarrolla la CPU.

Tanto los materiales de construcción como el aumento de los puertos (y el uso de uno exclusivo para cargarlo) o el nuevo sistema de sonido incorporado, son también detalles bien recibidos por muchos compradores y compradoras (mismas características en el M2 Pro).

Y por supuesto, prácticamente todos/as coinciden en que la autonomía sigue siendo uno de los puntos más fuertes de estos equipos, a pesar del incremento de potencia del nuevo SoC (la del M2 Pro es incluso algo mayor).

En cuanto a lo que no ha gustado tanto, podemos resumirlo en tres puntos:

  • La refrigeración activa hace que no sea tan silencioso como los modelos con el chip M1 y M2, y además se calienta algo más.
  • La carcasa es un imán para las huellas.
  • El notch es molesto para algunos, mientras otros echan de menos la Touch Bar

Esta conclusión se basa en comentarios realizados por clientes entre febrero de 2023 y junio de 2023.

Mejores cualidades

A tener en cuenta

Portátiles similares

MacBook Pro M2 Pro 14”

Mejores MacBook con pocas pulgadas y chip M2 Pro, MacBook Pro M2 Pro de 14,2 pulgadas
Por cortesía de Apple
  • SoC: M2 Pro (CPU de 10 núcleos, dos menos, y GPU de 16 núcleos, tres menos)
  • RAM: 16 GB (igual)
  • SSD: 512 GB (igual)
  • Pantalla: Similar, aunque con 14,2″ y 3K
  • Menor autonomía, aunque sigue siendo muy buena
  • Idéntica conectividad
  • Peso de 1,6 kg (menor)
  • Resto de características técnicas iguales
  • Precio inferior

MacBook Pro M1 Pro de 16"

Mejor MacBook de 16 pulgadas, MacBook Pro M1 Pro
Por cortesía de Apple
  • SoC M1 Pro  (CPU de 10 núcleos, dos menos, y GPU de 16 núcleos, tres menos)
  • RAM: 16 GB (igual)
  • SSD: 512 GB (igual)
  • Pantalla: Prácticamente idéntica, aunque con peor contraste
  • Batería con un poco menos de duración
  • Conectividad casi igual, aunque con HDMI 2.0
  • Pesa lo mismo (2,15 kg)
  • Precio parecido